La ergonomía de una carretilla elevadora mejora las operaciones de almacén y la eficiencia

A menudo, para mejorar y optimizar los costes en un almacén nos fijamos sólo en cómo reducir en tiempo y dinero haciendo cambios y mejoras en el almacén, y nos olvidamos de una parte importante que es el coste de elementos como la carretilla elevadora, y una todavía más importante que es el conductor de la carretilla elevadora, el cual representa una parte de los costes de estructura más importantes en una empresa.

Es por eso que una buena opción es centrarse en cómo mejorar las tareas y ergonomía de trabajo del conductor, puesto que de este modo  reduciremos el riesgo de lesiones, malos hábitos corporales y por en consecuencia los costes de bajas laborales.

Tal como afirma Bengt Kristiansson, Vicepresidente ejecutivo de ventas y marketing de Unicarriers, hoy en día afortunadamente las carretillas cuentan con una serie de características que pueden ayudar a los conductores a ser más productivos, más eficientes y más seguros cuando están realizando su trabajo. Y elementos como la ergonomía del almacén y la seguridad de la carretilla elevadora, no sólo benefician a sus conductores, sino que también contribuyen a aumentar los resultados y a reducir costes.

Algunas de las características ergonómicas y de seguridad que aportan las carretillas elevadoras y que ayudan a mejorar la seguridad en el equipo del almacén y que hay que tener en cuenta son:

Controles y cabinas ajustables. Es evidente que cada trabajador tiene una altura y peso distinto, por lo tanto, cuanto más ajustado tenga la carretilla elevadora, mejor trabajará. Las características como el volante de dirección ajustable, las alturas de los pisos, lo repone-brazos de la palanca de mandos y el asiento pueden mejorar mucho la ergonomía en una carretilla elevadora, y por lo tanto, mejorar mucho, también, la ergonomía del conductor. Incluso, si una carretilla elevadora no se puede personalizar completamente ajustando los controles principales, se puede optar por las carretillas elevadoras con diseños modulares que permiten adaptarse a la perfección a cualquier requerimiento.

Se puede dar el caso que en alguna situación el conductor tenga la necesidad de subir de nivel para recoger y preparar productos que están situados en estantes superiores. En ese caso, el conductor puede hacer uso de una plataforma elevadora para preparar los pedidos, puesto que le permite trabajar de forma cómoda y segura. Es importante tener en cuenta que si se opta para hacer uso de una plataforma elevadora, es recomendable que esta tenga una superficie antideslizante y una barandilla, hecho que hará aumentar la seguridad y la ergonomía todavía más.

Otro de los elementos más utilizados y más importantes en una carretilla elevadora es el volante. Mantener el volante y lo repone brazos cerca del cuerpo reduce la tensión del cuello del conductor mientras está conduciendo el vehículo. A pesar de que puede parecer una obviedad, asegurar una buena colocación reduce el número de lesiones causadas por este hecho.

Para asegurar una buena ergonomía y seguridad en el uso de un apilador o retráctil hay que tener en cuenta la visibilidad que se tiene a través del mástil. Es difícil diseñar apiladores o retráctiles con mástiles que ofrezcan gran visibilidad y a la vez estabilidad, pero es evidente que los beneficios que se  obtienen son enormes, puesto que ofrecer al conductor una major visibilidad desde dentro del vehículo es un factor de seguridad muy importante, el cual también afecta directamente a la eficiencia del almacén. Pues está claro que los conductores que tienen una buena visibilidad entre las horquillas del apilador, pueden hacer el trabajo más rápido y de una manera más segura.

El «interruptor o pedal de hombre muerto» no siempre tiene que ser una buena solución, puesto que este limita el movimiento del conductor alrededor de la cabina. Por eso Unicarriers aporta una innovación que consiste en un sensor de presencia del conductor situado a la plataforma, que marca la diferencia a la hora de preparar los pedidos, con grandes beneficios a nivel de seguridad y ergonomía. De este modo el trabajador puede concentrarse en su trabajo sin tener que estar pendiente del «pedal de hombre muerto».

Todos estos elementos, por pequeños que parezcan, ayudan y contribuyen de forma directa a mejorar la seguridad y la ergonomía de los conductores de carretillas en un almacén. Y siempre que ellos mejoren sus tareas en el trabajo comportará una mejora directa en la eficiencia de su trabajo y en consecuencia una mejora en la rentabilidad y reducción de costes del almacén.

Cómo saber cuándo retirar o reemplazar su carretilla elevadora

Según nos cuenta Håkan Ek, Business Area Manager de Unicarriers Europa, toda maquinaria de elevación, sea cual sea su marca y calidad, al cabo de unos años de trabajo intenso, ve reducido su rendimiento en comparación a cuando era nuevo. Por ello es importante detectar cuando una carretilla elevadora baja su rendimiento, llegando incluso a afectar a la productividad y eficiencia de las instalaciones en las que está trabajando.
Llegados a este punto, la pregunta que deberíamos hacernos es ¿Cuál es la vida útil de una carretilla elevadora?

Siguiendo este esquema, podemos hacer una fotografía de cuáles son las opciones en cada momento y cuando tenerlas en consideración.

Puede ocurrir que en su empresa se utilicen mucho las carretillas elevadoras, y que a su vez los costes operativos sean elevados. En ese caso la recomendación es reemplazar la carretilla.

Una carretilla elevadora sometida a gran carga de trabajo durante largo plazo es muy probable que empiece a tener ciertas averías que impliquen un mantenimiento frecuente. Es en este momento en el que hay que plantearse la opción de retirarla. La carretilla se convierte en una herramienta imprescindible que habrá que reemplazar por una de nueva, que además, por su ergonomía mejorada, sistemas de seguridad, eficiencia y modernidad de los equipos, seguro que contribuyen a un ahorro. La decisión de reemplazar la carretilla elevadora vendrá determinada, en buena medida, si el coste de reemplazo es menor que el coste de reparaciones y mantenimiento de la carretilla.

También puede darse el caso que se haga poco uso de la carretilla elevadora, y a su vez el costo de operación también sea bajo. En ese caso la opción más viable es reubicarla, ya que no tiene mucho sentido retirarla o reemplazarla si no está costando mucho dinero su mantenimiento y su uso no es excesivo. Probablemente pueda reubicarse dentro de la empresa y sacarle mayor rendimiento. Por ejemplo pasar de la zona de distribución de una fábrica a la zona de producción, donde el uso que se realice de la carretilla elevadora no sea muy constante, pero que cumpla su función cuando se necesite.

Para aquellos almacenes que tienen una carretilla elevadora que les supone unos costes operativos y de mantenimiento altos pero en cambio su uso es bajo, la recomendación es retirarla. Retirar la carretilla permitirá encontrar una fórmula mejor de usar los recursos destinados hasta ahora, ya sea alquilando una cuando realmente se necesite o bien invirtiendo en otra maquinaria de elevación (apilador, retráctil…) a medida de las necesidades de la empresa.

Finalmente, si la utilización de la carretilla elevadora es alta y los costes operativos son bajos, lo que se aconseja es retenerla. En ese caso la carretilla está siendo útil en el trabajo del almacén y además de una manera rentable, es obvio que no tendrá sentido retirarla ni reemplazarla.

Saber en cuál de estas situaciones se encuentra el parque de carretillas elevadoras de una empresa requiere conocer y hacer revisiones periódicas de la flota, pues sólo analizando los costes de mantenimiento, el tiempo de inactividad, etc., podrá elegir la mejor opción, ya sea reduciendo la cantidad de carretillas para realizar el mismo trabajo y a menor coste, o reemplazar las carretillas actuales por carretillas elevadoras nuevas, más eficientes y seguras.