Cómo optimizar la flota de carretillas elevadoras cuando cambian los requisitos en una empresa

Prever las cargas de trabajo en una empresa no siempre es fácil, y menos aun cuando estas requieren ser planificadas a largo plazo para evaluar la posibilidad de invertir en la compra de maquinara como por ejemplo, las carretillas elevadoras.

Es verdad que hay empresas, normalmente de gran tamaño, que pueden trabajar de forma planificada e incluso redistribuir sus carretillas en otros departamentos o incluso en otras sedes, cuando baja la producción en una de ellas. Pero en el caso de las empresas de tamaño mediano o reducido, a veces es difícil soportar el coste de amortización de una máquina como una carretilla elevadora, si esta no está en pleno funcionamiento los 365 días al año.

Una buena opción a considerar para pequeñas y medianas empresas (PYME), a quienes les es complicado planificar las cargas de trabajo, porqué estas a menudo dependen de terceros, es considerar la posibilidad de alquilar carretillas elevadoras. A menudo, las empresas inflan los costos de funcionamiento de una carretilla elevadora porque se hace un uso incorrecto de ella. Es decir, se utiliza en situaciones y contextos de trabajo en los que este tipo de vehículo no es el adecuado, sino que debería utilizarse otro más acorde a las características de trabajo para cada ocasión. De modo, que no sólo es importante ajustarse a las cargas de producción, sino que también es necesario disponer de la carretilla elevadora adecuada al tipo de mercancía que se debe manipular en cada momento.


Llegados a este punto, en algunas ocasiones es mejor para las empresas alquilar carretillas en vez de inmovilizar el capital o hacer un uso incorrecto de estas. Es por ese motivo que una opción buena y eficaz para las PYMES puede ser realizar un alquiler, con la empresa proveedora de carretillas elevadoras habitual. Un alquiler sea flexible y adaptado a las necesidades específicas. De ese modo, el empresario puede tener un control total del costo e inversión de las carretillas elevadoras alquiladas, independientemente de cómo cambie su negocio y sus requisitos.

A la hora de alquilar, no existe una única forma, sino que lo que cada empresa debe hacer es buscar un acuerdo de alquiler que se adapte a su negocio, ya sea grande o pequeño. Un contrato de financiamiento que permita actualizarse en función de si las necesidades de su negocio cambian. Un acuerdo flexible que permite tener flexibilidad de acuerdo a las cargas de trabajo derivadas de la volatilidad del mercado a las fluctuaciones estacionales de cada momento.
Además, existen otros beneficios si se hace un contrato de alquiler de carretillas, como por ejemplo actualizar la flota envejecida, ya que un contrato de financiación/alquiler puede ofrecerle una alternativa rentable y flexible a un plan de reemplazo de carretillas que puede llegar a ser muy costoso y arriesgado.
Realmente, la opción de un contrato de alquiler de carretillas en lugar de disponer de una flota propia, puede ser una solución muy rentable para las necesidades comerciales de empresas PYMES, tal y como afirma Tobias W. Laxa, Marketing Manager de Unicarriers.

Deja un comentario