Proteger las carretillas elevadoras y reducir el riesgo de daños y accidentes

Cuando una empresa tiene una flota de carretillas de su propiedad intenta que éstas estén en perfectas condiciones y que se dañen lo mínimo posible, puesto que las reparaciones de las carretillas elevadoras a veces suponen elevadas inversiones para las empresas. En el caso de las empresas de alquiler de carretillas, la situación es similar. Su objetivo se centra en mantener las máquinas en perfectas condiciones el mayor tiempo posible con el fin de rentabilizar al máximo su rendimiento.

El mantenimiento de un entorno de almacenamiento seguro y la elección de las carretillas idóneas para cada tipo de trabajo, ayudaran, y mucho, a reducir el riesgo de accidentes que a menudo ocurren en los almacenes.

Uno de los elementos que puede incidir el en aumento de accidentes es el estado de la carretilla. Cualquier empresa que trabaje con carretillas elevadoras debe garantizar el perfecto estado de todos los elementos de seguridad del vehículo. Sobretodo aspectos referentes a las señales acústicas y luminosas, elementos clave para que los operarios vean y escuchen la presencia del vehículo, para así evitar choques y golpes que puedan dañar a la máquina o causar desperfectos al almacén, a los productos, o incluso a otros operarios.

Otra forma para proteger las carretillas elevadoras y reducir el riesgo de daños y accidentes es la planteada por Unicarriers. La marca líder en carretillas elevadoras ha desarrollado un sistema de administración de flotas (VOM) que permite vigilar, controlar y registrar los movimientos de los montacargas todo el tiempo.

Gracias a la tecnología que ofrece el sistema VOM, Unicarriers configura las carretillas para que cada operario, antes de iniciar su trabajo, deba identificarse mediante una tarjeta o mando en el terminal y “desbloquear” la carretilla. Y, una vez termina su trabajo, “bloquee” de nuevo la carretilla elevadora hasta un nuevo uso.

De este modo se gana en seguridad, ya que se restringe el acceso a los vehículos únicamente a los conductores autorizados. El acceso es personal e intransferible, de modo que cada operario tiene su tarjeta personal con la carretilla asignada. Con este sistema se consigue tener un registro de uso de los vehículos, así como de los operarios que lo han conducido y el tiempo de uso. Con la implementación de este sistema a menudo se obtiene, como primer buen resultado, una conducción mucho más cuidadosa por parte de los operadores de las carretillas.

Unicarriers, ha ido un paso más allá y hoy en día con los dispositivos VOM también es posible vincularlos a los sensores de impacto en las carretillas. De esta forma cualquier golpe o impacto inusual se registra automáticamente en el momento en que ocurre. Nuevamente, esto recuerda a los conductores la necesidad de manejar sus equipos de manera responsable.

La aplicación de este tipo de soluciones es muy útil para gestionar incidencias y daños a las flotas de carretillas, así como problemas de seguridad en los almacenes. Además reduce de forma sustancial la tasa de accidentes y desperfectos que en ellos se producen, consiguiendo que el rendimiento y el tiempo de uso de estos vehículos aumente de forma considerable y los desperfectos y daños se reduzcan también de forma sustancial.

carretillas elevadoras unicarriers

Deja un comentario